C´est ma Vie, Cultura y Arte

Una Mexicana en Cuba 3er capítulo

De Daniela Olivera Salgado

En el aeropuerto.

        Saliendo de la puerta, estaba un señor blanco de aspecto amigable, parado con un letrero que decía «Daniela Olivera». Le indiqué que era yo y nos dirigió al carro. Luis subió al frente y yo atrás. El chofer se llamaba Cornelio. Era un señor mayor, muy amable.

         Antes de subirnos al taxi Luis fue a la CADECA, la casa de cambio. El tema de la moneda es algo complicado (como muchas cosas en Cuba lo son). El asunto es que en Cuba circulan dos monedas: el CUP y el CUC, la moneda nacional y la divisa. El CUP, peso cubano o moneda nacional es la moneda utilizada por la población. La gran mayoría de las personas reciben sus salarios en esta moneda. También está el CUC o divisa, moneda que, supuestamente, es para la utilización de los turistas y se puso en circulación desde 1994.

          Para que se den una idea, en diciembre de 2014 cuando fui a Cuba:$17 pesos mexicanos (aproximadamente) equivalían a $1 CUC.Hoy $1 CUC equivale a $20 pesos mexicanos.

 La verdad el tipo de cambio es bastante caro. Pero para los mismos cubanos la cosa está peor, $25 CUP equivalen a $1 CUC. El problema con estas monedas es que el tipo de cambio es altísimo, y muchos productos de primera necesidad, como comida y productos de higiene personal, se compran en CUC.

Además, la mayoría de los cubanos recibe un salario promedio de $500-$650 CUP. ¡Sí! La mayoría de ellos gana entre $20 a $26 CUC al mes, un aproximado de $500 pesos mexicanos, y estoy hablando de doctores, maestros e ingenieros. Ellos son los que reciben esta cantidad mensualmente. Otro tipo de trabajadores gana mucho menos. En fin, más adelante les platicaré cómo se la tienen que ingeniar para vivir (o sobrevivir) con este salario.

         Contrario a lo que se piensa, el dólar americano no es bienvenido en Cuba; lo era hace unos años, ya no. Así que si piensan viajar a Cuba háganse un favor y NO lleven dólares americanos. Si cambias dólares americanos en Cuba, se tiene que pagar un impuesto del 10%, así que por cada dólar americano se reciben sólo 90 centavos de CUC.

14109314-1024x768

         El viaje del aeropuerto a casa de Mery fue de unos 25 minutos. En el trayecto pasamos por uno de los lugares más emblemáticos de la Habana: la Plaza de la Revolución. Al ver las imágenes del Che Guevara y Camilo Cienfuegos, dos de los personajes más importantes de la Revolución Cubana, mi corazón empezó a latir rápidamente y la piel se me puso de gallina. ¡Por fin estaba cumpliendo mi sueño!.

         Llegamos a casa de Mery, que es un departamento dentro de un gran edificio. Al llegar ahí y ver el inmueble tuve una mala impresión. La calle estaba sucia, las jardineras destruidas, había heces y orina alrededor, se percibían en el olor del ambiente. Pensé «¿Qué es esto? ¿A dónde vine a parar? ¡Qué horror!» Creí que me había equivocado y que seguro el departamento sería horrendo. Cornelio llamó a Mery y ella bajó por nosotros. Mery es una mujer mayor, bajita, de cabello rubio y corto. Apuesto que fue una mujer guapa en su juventud. Era totalmente opuesta a como me la había imaginado. Nos saludó eufóricamente y nos llevó hacia el ascensor. Nos dijo que teníamos suerte pues antes no había elevador en el edificio, apenas tenía unos meses de estar funcionando.

        Entramos al departamento en el cuarto piso, y era exactamente igual que en las fotos. A decir verdad, en las fotos parecía un poco más grande. Me sorprendió que el departamento estuviera tan lindo, dado que la fachada del edificio no estaba en muy buen estado. Mery nos llevó a nuestra habitación, en donde había una varita de incienso encendida. Odio el incienso. En cuanto ella salió del cuarto lo apagué. La habitación se veía limpia y confortable, sin lujos, pero bastante acogedora. Sólo había un problemita: una sola cama. La verdad soy bastante especial para dormir con gente. Espero que mis amigos no se ofendan, no es nada personal, es sólo que me siento limitada al dormir con otras personas. Honestamente prefiero dormir sola o al menos lo prefería antes de ir a Cuba.

         Mery se dio cuenta inmediatamente de que Luis y yo no éramos pareja y me llamó aparte un momento para preguntarme si necesitaba que pusiera otra cama en la recámara. Me dio pena con Luis y le dije que no. Así que Luis y yo dormiríamos en la misma cama los siguientes días. Mery nos dijo que no tenía comida preparada. Nosotros nos moríamos de hambre, no habíamos comido prácticamente nada en todo el día.

         Salimos de la habitación para ver el resto del departamento que era precioso. Mery tenía puesta una mini laptop con música. Sonaba una canción de Prince Royce que yo nunca había escuchado. Empecé a escuchar la letra y me gustó. Era «Soy el mismo», me encantó. La escucharía varias veces durante el viaje, en paladares (restaurantes), bares, etc. Salimos al balcón y justo enfrente de nosotros una gran estatua de la Virgen del Carmen. Supe inmediatamente que nos iría bien en el viaje.

449_limpia_ml

         Nos cambiamos de ropa y salimos a nuestra primera aventura. Mery nos dio indicaciones de cómo llegar al malecón. Estaba loca por verlo, había visto muchas fotos en internet. Caminábamos por El Vedado hacia el malecón y la palabra que viene a mi mente cuando recuerdo esa caminata es: decepción.

         Luis y yo íbamos mirando a nuestro alrededor sin hablar mucho. La gente que estaba sentada en las banquetas y afuera de las casas nos miraba fijamente, de manera hostil. Sabían que éramos yumas (así se les llama a los extranjeros); tal vez por nuestra forma de mirar todo, o porque Luis llevaba una gran cámara colgando de su cuello. Las calles estaban muy sucias, peor que en México, y eso ya es mucho decir. Recuerdo que había orines y heces por todos lados, y me preguntaba si serían de perro o de humanos. El olor era casi insoportable, y había que fijarse muy bien por donde se caminaba para no ensuciarse los zapatos. Después de unos minutos llegamos al malecón.

         Me alegré de ver el malecón, y a lo lejos el Morro. Corrimos a sentarnos en el malecón, muy cerca del Hotel Nacional. Luis encendió un cigarro y empezamos a comentar lo afortunados que éramos de estar ahí juntos en ese momento. Yo me sentía como en un sueño. Sin embargo no pude evitar pensar «¿Qué demonios hago aquí?». Nunca se lo dije a Luis, pero cuando estábamos ahí sentados en el malecón, pensé en llamar a mi mamá y adelantar mi vuelo. Pensé también que no quería pasar año nuevo en Cuba, que sería deprimente. Quería regresar a México, pasar año nuevo con mi familia, y olvidar lo que había visto en Cuba. Estaba cansada, hambrienta, decepcionada y un poco melancólica.

castillo-del-morro-habana

 


 

2 comentarios en “Una Mexicana en Cuba 3er capítulo”

  1. Hola, el cuc no comenzó a circular en Cuba en 1994, sino diez años después. Es en 1993-1994 cuando se despenalizo la tenencia del dólar americano; hasta esa fecha muchos cubanos fueron a prisión por poseer dólares.
    Perdona, cual es la Virgen del Carmen? Quizá es que te topaste muchas veces con la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.
    Mencionas que bajando al.Malecón x el Vedado sentiste decepción, porque? Que esperabas encontrar además del.olor a orines y a humedad? Si en el Vedado te sentiste decepcionada no quiero imaginar como te sentiste si fuiste a Centro Habana o a Buenavista.
    Estas crónicas de viaje me son muy interesantes, son miradas nuevas y mucho más jóvenes que, te soy sincera, aún me sorprende que se crean la historieta de David contra Goliat. Saludos!

    Me gusta

  2. Una de mis amigas en la Habana es economista y ella fue la que me dio el dato de la salida del CUC en 1994. El dólar sigue penalizado, en todas las casas de cambio te aplican el impuesto de 10%. Claro que la Virgen de la Caridad es la patrona de Cuba, teniendo su santuario en Santiago, pero la iglesia del Vedado esta dedicada a la Virgen del Carmen. No sé exactamente qué esperaba encontrar, pero lo que encontré no me gustó, y en efecto, no me gusta la Habana Vieja, ni Centro Habana. No entiendo tu referencia a David y Goliat. Saludos!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s