México

19 Septiembre 2017 | México de mis amores

Por Carla Christian para Stay With Me

        El terremoto que vivió México el pasado 19 de Septiembre ha dejado secuelas en el mundo entero, el impacto de la coincidencia de que a 32 años de aquel devastador terremoto, donde poco se dijo por parte del gobierno y también poco se hizo, estremeció a todos, en esa época fue la gente aquel 19 de Septiembre de 1985 que salieron a las calles a ayudar a quienes habían tenido la desgracia de quedar bajo toneladas de escombro , a pesar de las represalias que les suponían por parte de sus empleadores , muchos jóvenes salieron a rescatar con el alma y la voluntad a miles de personas , una de ellas era mi padre, quien iba de camino al trabajo pero ese día volvió diferente , cuenta mi madre que pasaron años para que volviera a comer carne, tenia miedo, siempre sentía que el piso se movía y al ser arquitecto miraba todos los defectos de estructura en los edificios , siempre nos aconseja mirar como están construidos, nos dice que busquemos un punto de reunión seguro y que nunca volvamos al sitio del derrumbe pues el vio como vidas que tenían una posibilidad sucumbieron ante las replicas o mejor dicho ante la ignorancia de aquellos ingenieros calculistas y esos arquitectos que construyeron en terreno pantanoso tan debiles e imposibilitados edificios.

        Después de 32 años , la tierra sorprende de nuevo a mi México , y también generaciones enteras entre wifi y notas en papel , no vivi yo aquel 85 sino en la inocencia de mi infancia y hoy lo vivo en angustia y desesperación por lo lejos que estoy de mi patria, minutos después de enterarme mientras me preparaba para una entrevista, mi madre me alerta que esta asustada ,pero se encuentra bien, mi hermano comienza a buscar a su familia , todos bien , la pequeña localizada después de 20 min pero bien, solo falta mi padre, aquel que se asusta tanto con el movimiento de la tierra, porque sabe lo que ocurre con las cosas mal hechas y porque nunca ha podido desprender de si mismo el horror de rescatar tantos pedacitos del México de los 80´s, las medallas que le otorgaron en aquellos años por actos heroicos y solidaridad las lleva prendidas al alma.

         Ha pasado la tarde entera y nadie sabe nada de mi padre , mientras tanto mi mamá intermitentemente me dice por WhatsApp que esta en una escuela , que son niños ,que se ha caído toda , que se quedara en el puesto médico (su especialidad ) a ayudar en lo que haga falta , la televisión ,ya no sirve de nada, no importan las noticias que tan manipuladas solo están donde el edificio más grande, donde hay mas escombros , donde gritan más fuerte, cuando se trata de vidas ,no importa si es una o mil todas valen igual y a todas hay que ayudarles, las redes sociales han desbancado al cuarto poder, todos comenzamos a twitear , a postear a publicar fotos , videos,  a pedir ayuda, se van pasando las horas y cada noticia es más y más angustiante . Tengo que dar un paso a lado , no estoy aquí , no estoy allá, mi hijo reclama mi atención total , es día de ir con Juanito , me preguntan por mi familia , aun no encontramos a mi padre, son las 20:00 hrs y nadie sabe nada el , ya no puedo más , desato en llanto de camino a casa, comienzo a buscar en el localizador de personas de Google , esperando no encontrarlo o si?, no se que deseaba, miro las noticias, un edificio aquí , otro acá, uno mas allá , no solo es la ciudad , no solo son adultos, cuantos niños iban a esas dos escuelas? cuantas madres leo en mi grupo de mamis que han perdido la cordura y recuperado la esperanza gracias a las miles de personas que se pusieron lado a lado a sacar piedra por piedra y ayudar con agua , manos, brazos y mucho coraje, enfrentándose a las «autoridades» o colaborando con las que si hacían su trabajo.

        22:00 hrs mi mamá me escribe -«tu papá esta bien, asustado y muy enojado»

 Y pienso: ya no es ese joven de 30 con ímpetu de retirar escombros por mas de 10 días , ahora es el abuelo de mi hijo que se sintió solo y desesperado.

Escucho decir a mi mamá pero ya duérmete hija , estamos todos bien, el llanto otra vez me abraza me siento bien , completa y suspiro otra vez, pero pasan las horas y no dejan de pasearse listas de ayuda , de personas, de lugares , de padres , de hijos que lo han perdido todo! si todo! , porque perder un ser querido es perder todo y no puedo recuperarme ya, leo la angustia , me invade la tristeza , esas madres que están buscando a sus hijos , las hermanas , las amigas , los padres , donde están las trabajadoras de la fabrica textil, no , no puedo ser ajena me duele, me molesta y me  derrota por lapsos en todos los días siguientes.

         Este terremoto me ha tocado aun en la distancia, la que algunos creen que me ha salvado es la misma que me condena , porque lo único que he hecho este ultimo mes es buscar personas , buscar centros de acopio buscar una forma de ayudar más, y he traído  mis escasos 23 kg de vuelta a México para dejarlos en los lugares que me he enterado han necesitado más ayuda, traigo mi gasto del mes para comprarle a la sra de la esquina , a la del metro y a la vecina porque eso mueve la economía , si lo se, no he donado los millones de Rusia ni soy el topo chileno o turco que rescato vidas , se que quizás vale poco lo que hago, pero la gente que amo me ha visto venir después del terremoto a abrazarlos y dar gracias por sus vidas, a un país que muchos admiran, allá donde vivo pero pocos se atreven a vivirlo, yo, yo  no le temo al México lleno de personas que se unen a favor de la vida, estoy orgullosa de sus colores, de sus historias , de sus aromas y hoy encuentro un México mas amable, una sonrisa en la agente de la policia federal que me agradece venir a ver a mi familia, que me da la bienvenida a mi país y me dice a pesar de todo México sigue en pie.

         Esta publicación  es una parte de nuestra labor, esperando la ayuda le llegue a manos llenas a nuestra escritora invitada , Daniela Olivera Salgado quien vive en Morelos, ese Morelos donde fue el epicentro de este terremoto, Morelos del que han hablado poco en cadenas televisivas pero gracias a redes sociales podemos saber que necesita ayuda , Daniela esta recolectando ayuda para los diferentes municipios donde ella y su familia están directamente apoyando en las labores de reconstrucción  de las decenas de casas derrumbadas, el esfuerzo de todos es necesario para que estas familias puedan volver a tener una vida digna bajo un techo seguro, tu aporte es valioso , todo cuenta, si deseas ser parte de esta cadena de ayuda contacta a Daniela al correo danoliveras@yahoo.com o escríbenos para conectarte con ella.

Debajo dejamos algunas fotos de la zona afectada a la que se enviara tu ayuda.


¿Eres una mamá emprendedora ? Unete a nuestra comunidad en facebook  e Instagram .

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s